Diáspora Dinámica: Mujeres y Inmigración

Part: 6

Vendedor ambulannte, otra celebración en las sombras

Friday, December 25, 2009

En la ciudad de Nueva York, una vendedora de comidas, conmemora su vigésima navidad sin la documentación necesaria que la habilite para visitar a su familia en México. Para ella, el tibio arroz y los tamales calientes que prepara y vende, ayudan a mantener vivas las tradiciones culturales cada día.

Bookmark and Share

La cena navideñaNueva York (WOMENSENEWS)—Esta navidad, María Lucía, conmemora el vigésimo aniversario de las fiestas navideñas, lejos de sus familiares.

La vendedora ambulante en el este de Harlem, ha vivido en los Estados Unidos desde 1990, pero no posee los documentos necesarios para regresar de visita a México, donde viven muchos de sus familiares.

Ella vive aquí con sus dos hijos en el barrio de Manhattan donde la mayoría de los otros vendedores son mujeres.

Lucía coloca su carrito en una calle angosta del este de Harlem hispano junto a una docena de otras mujeres que también venden desayunos y almuerzos al estilo mexicano.

Traspasando una cucharada de arroz en cada tortilla, Lucía, una mujer menuda, cubre su cuerpo con dos capas de oscuro abrigo afelpado para batallar el aire frío; agregando una medida de chorizo sazonado antes de doblar cuidadosamente "la gordita" en papel de aluminio.

Desde la llegada de la temporada invernal, Lucía ha estado entregando reconfortantes comidas que ayudan a mitigar el invierno: arroz con leche y tamales calientes.

Para Lucía, vender resulta una mejor opción que aquella que poseía anteriormente en la fábrica donde dedicó diez años de su vida a confeccionar prendas de vestir. Resulta también menos exigente, comparado con el tiempo que invirtió en México cultivando flores.

"Es mucho más fácil", comentó en español.

Dentro del grupo de vendedores, las "vendedoras ambulantes", representan la mayoría aquí, lo cual ha motivado que en el año 2003 comenzaran un grupo de ayuda mutua llamado Esperanza del Barrio.

El grupo ayuda a la vendedoras, muchas de las cuales, no poseen la documentación apropiada para trabajar, o pagar impuestos en los Estados Unidos, también evita enfrentarse a posibles interrogatorios policiales.

Las ventas atraen a menudo a inmigrantes no habilitados para trabajar, dado que es uno de los pocos trabajos que no require tarjeta de la Seguridad Social.

Como muchos de los grupos de defensa, Esperanza del Barrio, trabaja también para ayudar a sus miembros a comprender la legislación inmigratoria, tratando de reducir las complejidades que la misma pueda presentar en su comprensión, explicando cómo los interesados pueden permanecer en los Estados Unidos, a menudo, con la familia que han creado en este país.

Un Grupo Formado por Mujeres

Otros grupos colaboran con los vendedores ambulantes, pero Esperanza del Barrio es único por estar constituído por mujeres, en su mayoría latinas. Hoy, de 125 vendedores el 60% está representado por mujeres.

"Pienso que es visto como un quehacer de mujeres", expresa Peter De Vries, director de Esperanza del Barrio. Los chicos van a la construcción y las chicas, a la venta ambulante."

De Vries expresa que el ingreso de un vendedor puede variar ampliamente. Como en el caso de Lucía, las mujeres con un carrito que no es de su propiedad, pueden llegar a obtener U$ 50.00 por día, "quizá más, quizá menos." Añadió que factores como el clima, la policía y las multas, pueden hacer la diferencia en el total del dinero que se lleva a casa como pago.

De acuerdo a un informe emitido por el Centro Nacional de Inmigración en Los Ángeles, los trabajadores inmigrantes han sufrido una disminución en sus derechos bajo las leyes laborales en los EE.UU. El informe indica, que el 16% de los inmigrantes que no forman parte de la fuerza de trabajo en el sector agrícola, a menudo son empleados en sectores de riesgo tales como, la construcción, el empaquetado de cárnicos, o la industria avícola.

Con la puesta a consideración durante el 2010, de una reforma inmigratoria que contemple las necesidades, el Centro Nacional de Inmigración expresa que habilitar legalmente a los trabajadores que no disponen de la documentación necesaria, mejoraría notablemente las condiciones laborales.

El informe expresa que el status inmigratorio, no debería ser compartido por los investigadores federales y que los mismos, no deberían ser discriminados por su condición inmigratoria.

Esperanza del Barrio, se consolidó a partir de que un grupo de vendedoras se viera enfrentado a problemas con las autoridades. Parte de las mismas se encontraron abrumadas por las multas y por el hecho de operar sin el permiso adecuado, tirando la comida a la basura dado que no poseían la documentación que las habilitara a trabajar.

Barrio María Yascaribay, quien coloca su carrito de carnes a unos 20 pies de distancia de Lucía, recuerda aquellos días. Desde que comenzó vendiendo aquí hace doce años, los problemas con la policía se mantienen, comenta María.

0 COMMENTS | Login or Sign Up to post comments

RELATED STORIES

NO STORIES

Women's enews events

DIáSPORA DINáMICA: MUJERES Y INMIGRACIóN SERIES

Part: 12

Visas Fuera del Infierno: Las Mujeres Necesitan Saber que Existen

Part: 11

Caridad Local Evalúa Deportación de Madres en Iowa

Part: 10

El programa Prenatal de Nebraska Agita la Inmigración

Part: 9

Menos Cuidado para las Mujeres Indocumentadas con Cáncer de Mama

Part: 8

Empaquetadoras de Carne Arrestadas en Iowa Viven en un Limbo Legal

Part: 7

La Dominación de ESL Ligada a la exigencia en el Trabajo

Part: 6

Vendedor ambulannte, otra celebración en las sombras

Part: 5

Inmigrantes Maltratadas en Arizona encuentran pocos refugios

Part: 4

Recesión Reduce la Red de Seguridad para Mujeres Inmigrantes

Part: 3

Inmigrantes Sobrevivientes de Abuso Buscan la Libertad

Part: 2

Destinatarios de las Visas U buscan una mejor aplicación

Part: 1

Aceleración de Visas U para inmigrantes que huyen del abuso