Drupal.behaviors.print = function(context) {window.print();window.close();}>

Part: 5

Momentos difíciles prueban la promesa de Obama de más cobertura médica

Friday, October 1, 2010

La reforma de salud se comprometió a ampliar Medicaid (la cobertura de salud) para numerosas mujeres sin hijos. Pero con los estados luchando por equilibrar sus presupuestos, los defensores de las mujeres temen un retroceso. Dicen que es crucial que el Congreso autorice más fondos en las próximas semanas.

Subhead: 
La reforma de salud se comprometió a ampliar Medicaid (la cobertura de salud) para numerosas mujeres sin hijos. Pero con los estados luchando por equilibrar sus presupuestos, los defensores de las mujeres temen un retroceso. Dicen que es crucial que el Congreso autorice más fondos en las próximas semanas.
Bookmark and Share

 

(WOMENSENEWS)-- La ley de reforma del sistema de salud, firmada en marzo por el presidente Obama, prometió agregar a 16 millones de estadounidenses de bajos ingresos -- muchos de ellos mujeres sin hijos que no calificaban bajo las antiguas normas -- a las listas de Medicaid (Programa de cobertura de salud) hasta el 2020.
 
Pero los defensores del cuidado de la salud femenina temen que la actual crisis fiscal amenace la realización de este objetivo en muchos estados y están observando ansiosamente cómo el Congreso votará sobre la ampliación de los beneficios de Medicaid.
 
"La expansión de Medicaid es el corazón del plan de reforma del sistema de salud de Obama, por lo que es crucial que el Congreso apruebe una ampliación de seis meses de fondos adicionales para Medicaid cuando regrese a Washington esta semana", dijo Sara Finger, presidenta de Wisconsin Alliance of Women's Health, una red independiente de organizaciones en el estado, con sede en Madison. "Sin Medicaid, las mujeres pobres no pueden obtener servicios médicos básicos, porque están en una lucha desesperada por mantener un techo sobre la cabeza y poner comida en la mesa para la familia con un ingreso que se encuentra dentro del nivel de pobreza."
 
Mientras se espera ampliamente que la Cámara se incline a favor de la expansión de los fondos de Medicaid, se espera que el Senado mantenga un debate más largo sobre el asunto, dejando la votación pendiente hasta setiembre. El receso de verano para los legisladores comienza 9 de agosto y finaliza el 12 de septiembre.
 
Para el 2009, los ingresos en el nivel de pobreza eran de $10.830 por individuo y de $22.050 para una familia de cuatro. La tasa de pobreza femenina era un 13 por ciento en el 2008, significativamente superior a la masculina, la cual estuvo cerca de un 10 por ciento. Fuentes gubernamentales no dispondrán de datos para el año 2009 por varias semanas.
 
Con el desempleo ubicándose alrededor del 10 por ciento a nivel nacional, se esperaba que la inscripción en Medicaid aumentara en un 21 por ciento entre el 2009 y el 2011, según un informe de junio de la Asociación Nacional de Gobernadores y la Asociación de Funcionarios del Presupuesto Estatal.
 
Contra ese telón de fondo, 30 estados enfrentarán cortes de presupuesto para el 31 de diciembre a menos que el gobierno federal asuma una mayor proporción del costo de proveer seguro de salud a los niños indigentes, las mujeres embarazadas y adultos con discapacidad.
 

Aumento de los Costos Potencialmente Hundiría los Presupuestos

 
Muchos estados asumieron que el Congreso aprobaría la extensión e incluyeron los fondos adicionales en sus presupuestos para el 2011. Ahora los estados están preocupados de que el aumento de los costos de Medicaid hunda sus presupuestos.
 
"Ya ha habido recortes significativos que han perjudicado a las mujeres y el problema podría empeorar", dijo Anne S. Kasper, presidenta de la Coalición de Mujeres de Maryland para la Reforma de Salud en Bethesda. "Hasta ahora, los estados han mantenido sus programas de Medicaid a flote disminuyendo la tasa de reembolso a los médicos y otros proveedores y limitando servicios como el dental a solamente extracciones de piezas dentales. Muchos proveedores han abandonado el programa porque no pueden darse el lujo de tratar a los pacientes de Medicaid. Como resultado, muchas mujeres han tenido que esperar más tiempo para ser atendidas o retirarse sin servicios vitales".
 
En junio, la tasa de desempleo femenina fue menor que la masculina; cerca de un 8 por ciento frente a un 10 por ciento. Pero las mujeres generalmente ganan menos que los hombres y tienen menos activos para ser usados durante largos períodos de desempleo.
 
Cada año, la tasa federal de correspondencias de Medicaid -- que establece la relación entre las contribuciones federales y las del estado -- es calculada para cada estado y varía dependiendo del ingreso personal promedio en el estado.
 
Antes del 2009, la tasa federal promediaba el 57 por ciento en todo el país, pero el acto de estímulo elevó la participación del gobierno federal a 66 por ciento. Algunos estados de bajos ingresos recibieron del gobierno federal cerca de 86 por ciento de sus fondos de Medicaid.
 
El déficit podría ser peor para el 2011 porque después de una recesión nacional, se necesitan tres o cuatro años de ingresos fiscales para que los estados se recuperen.
 

Recorte de Gastos

 
Los Estados están tomando diversas medidas para recortar sus costos.
 
Para cerrar su brecha de 109 millones dólares de Medicaid, Nevada planea racionar los pañales para adultos, eliminar los programas de audífonos y solicitar que los asistentes de cuidado personal compren sus propios guantes desechables.
 
La Gobernadora republicana de Arizona Jan Brewer afirma que su estado no puede darse el lujo de prestar servicios a los pobres que se encuentran actualmente en las listas, para no mencionar a aquellos que pierden su seguro provisto por el empleador cuando se convierten en desempleados. Recientemente ha pedido al Congreso que permita a Arizona eliminar más de 300.000 ciudadanos pobres de Arizona de sus listas de Medicaid.
 
Es poco probable que el Congreso apruebe la solicitud de Arizona si se atiene a la nueva ley de reforma federal del sistema de salud, que obliga a los Estados a mantener los programas de Medicaid en los niveles actuales.
 
"La educación y Medicaid son los mayores gastos en la mayoría de los estados, por lo que los defensores de las mujeres pobres sin seguro médico, podrían encontrarse en una lucha con padres y maestros por los pequeños trozos de la tarta de los ingresos", dijo Finger.
 
El gobernador republicano Edward G. Rendell de Pennsylvania ha amenazado con despedir a al menos 20.000 trabajadores del gobierno, incluyendo a maestros y policías, para reducir el déficit estatal de $1.2 mil millones en el 2011. Colorado planea eliminar el kindergarten de día completo para 35.000 niños el próximo año.
 
A diferencia del gobierno federal, que puede utilizar la financiación del déficit, los Estados deben, por ley, operar dentro de sus presupuestos.
 
Hasta que la ley de reforma del sistema de salud fue aprobada, sólo seis estados proporcionaban los servicios de Medicaid a adultos sin hijos. El programa servía principalmente a los niños de familias pobres, a las mujeres con discapacidad y embarazadas.
 
Pero a partir de 2014, cualquier adulto sin hijos menor de 65 años con un ingreso de 133 por ciento de pobreza calificará. El gobierno federal proporcionará a los estados fondos adicionales para la gente pobre que adhieran a las listas de Medicaid entre 2014 y 2020.
 

'Un Tremendo Avance'

 
"Coberturar a los adultos sin niños será un enorme avance", dijo Natale Zimmer, director de políticas públicas y comunicaciones de la Liga de Mujeres de Edad Avanzada, o OWL, un grupo de defensa con sede en Washington para las mujeres de mediana y avanzada edad. "Las mujeres pobres sin hijos han sufrido mayores dificultades en la obtención de un seguro de salud debido a que pocas han podido calificar en programas públicos, no importa cuán bajos fueran sus ingresos."
 
El desempleo y el divorcio golpean duro a estas mujeres, dijo. Los empleadores suelen ser reacios a contratar a trabajadoras mayores de 50 años y si lo hacen, los puestos de trabajo a menudo no proporcionan beneficios de seguro médico.
 
"Las mujeres divorciadas y las viudas a menudo se encuentran sin seguro de salud porque no pueden pagar las primas de las distintas pólizas", dijo Zimmer. "Como resultado, gastan sus limitados ahorros en atención médica, lo que las deja vulnerables financieramente durante la jubilación."
 
Los estudios demuestran que alrededor del 29 por ciento de adultos pobres sin hijos tienen dos o más problemas crónicos de salud.
 
"Es por eso que es tan importante para los estados y el Congreso tomar medidas ahora para proteger los programas de Medicaid; así, todos podrán beneficiarse en el 2020 cuando la reforma de salud se aplique plenamente", dijo Zimmer.
 
Gracias a los $87 mil millones en fondos de estímulo, los estados fueron capaces de proporcionar servicios de Medicaid a 59 millones de estadounidenses pobres, entre ellos 21 millones de mujeres que son padres, durante la reciente recesión, la más devastadora en 70 años. (Medicaid atiende en su mayoría a niños pobres: 30 millones de niños, quienes por lo general viven en hogares encabezados por mujeres.)
 
El Instituto Guttmacher, con sede en Nueva York, es un proveedor líder de investigación sobre salud reproductiva, que predice que los estados ahorrarán dinero a largo plazo si encuentran una manera de proporcionar todos los servicios de Medicaid que la gente en sus estados necesita. La organización dice que es más eficaz expandir el Medicaid con un énfasis en la atención preventiva que dejar a las personas pobres sin seguro médico y dependientes de las costosas salas de emergencia de los hospitales.
 
Sharon Johnson es una escritora independiente radicada en New York.