Drupal.behaviors.print = function(context) {window.print();window.close();}>

Part: 1

En las audiencias de asistencia social piden ayudar a las madres solteras

Wednesday, September 22, 2010

Los defensores de la mujer están presionando una agenda de reformas de ayuda social en las reuniones del subcomité de modificación.

Subhead: 
Los defensores de la mujer están presionando una agenda de reformas de ayuda social en las reuniones del subcomité de modificación.
Bookmark and Share

Carmen NazarioWASHINGTON (WOMENSENEWS)-- Por primera vez desde que la ley federal de asistencia social fuera revisada en 1996, el funcionario encargado de supervisar el programa dijo en una audiencia del Congreso la semana pasada que el descenso en el número de casos de asistencia social es problemática.

 
"La disminución de casos es positiva si se acompaña de disminución de la pobreza y aumento en el empleo", dijo Carmen Nazario, secretaria adjunta para niños y familias en el Departamento de Salud y Servicios Humanos, el 11 de marzo ante el Sub-comité de Medios y Arbitrios sobre Seguridad de Ingresos y Apoyo Familiar.
 
Si esta disminución está acompañada de un aumento de la pobreza infantil y una caída en la tasa de empleo de las madres solteras, sin embargo, no es entonces una señal de éxito, dijo.
 
La audiencia del subcomité fue una de las muchas antes de la votación sobre la reautorización del programa de asistencia social, una subvención en bloque a los estados que oficialmente se llama Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF, por sus siglas en inglés), que expira en setiembre. El programa, que fue modificado por última vez en 2005, apoya las familias de bajos ingresos encabezadas por madres solteras.
 
Cuando se promulgó el TANF, el presidente Clinton y los líderes republicanos presentaron los cambios significativos como una forma de poner a un padre soltero en un camino de bienestar e independencia financiera a través de la imposición de requisitos de trabajo y plazos de asistencia -, así como límites de financiamiento a los estados. En el marco del programa anterior, Ayuda a Familias con Hijos Dependientes, las familias monoparentales tenían derecho a ayuda, canalizada a través de los estados, aunque también incluía los requisitos de trabajo y otras restricciones. La ley de 1996 incluyó una serie de reglas y sanciones que permitía a los Estados poner fin más fácilmente a la ayuda a una familia y ponía un límite a la cantidad que cada estado podía recibir.
 

Preocupación cuando los plazos se acaban

 
En virtud de TANF, el tiempo máximo que un padre podía recibir subsidios federales era de cinco años, aunque muchos estados adoptaron plazos más breves. Activistas contra la pobreza se han preocupado desde hace mucho tiempo por lo que pasa con las familias cuando el "plazo" se agota, especialmente en una recesión tan profunda como la actual.
 
"Creo que el TANF es un indicador rezagado de una recesión", dijo Russell Sykes, presidente de la Asociación Nacional de Administradores Estatales de TANF, al subcomité. Predijo que el número de casos crecería en los próximos dos años. "Sólo estamos viendo la punta del iceberg", agregó.
 
El gobierno define la pobreza como una familia de cuatro con ingresos de 22.050 dólares al año. La tasa de pobreza infantil se redujo de 22,7 por ciento al 16,2 por ciento durante los primeros años tras los cambios en la ley de asistencia social en 1996. En 2008, la tasa de pobreza infantil aumentó hasta un 19 por ciento, mientras que el programa TANF - la red primaria federal de seguridad para las madres solteras y sus hijos - alcanzó un mínimo histórico de 1,7 millones de casos. Alrededor del 90 por ciento de los jefes de familia en TANF son madres solteras.
 
La carga de trabajo del programa se ha incrementado ligeramente a 1,8 millones desde el pasado mes de septiembre, y muchos predicen que la recesión va a crear una mayor demanda de asistencia social.
 
Tim Casey, abogado senior de Legal Momentum, un grupo de defensa de mujeres con sede en Nueva York, dijo a Women's eNews que las dos mayores modificaciones necesarias para TANF incluyen un incremento del acceso al programa de protección social, que actualmente alcanza sólo el 27 por ciento de los niños pobres, cambiando las reglas de elegibilidad y relajando las sanciones que obligan a la gente a salir del programa por infracciones menores. La segunda modificación es un mayor financiamiento federal, que se ha mantenido igual en la última década, disminuyendo así su valor, debido a la inflación. Para los casos actuales, las prestaciones en efectivo son insuficientes en muchos estados, más notoriamente en Mississippi, donde una familia de tres recibe sólo $170 al mes.
 
Los defensores como Casey dicen que el programa TANF está quebrado y necesita un arreglo inmediato para ayudar a las familias necesitadas que han sido duramente golpeadas por la recesión.

Llenando los huecos dejados por la recesión

Historia de pobreza
La administración de Obama en su presupuesto de 2011 ha mantenido las características del programa y los niveles de financiamiento esencialmente sin cambios, en alrededor de $17 mil millones. Se ha propuesto ampliar un fondo de emergencia con un adicional de $ 2,5 mil millones y la reposición de un fondo de contingencia de cinco años con 1,8 mil millones de dólares para llenar los huecos dejados por la recesión.
 
En su declaración ante el sub-comité, Nazario dijo que el gobierno tomaría un "examen más exhaustivo" de TANF este año, "en preparación para una nueva autorización plena de la reforma de la asistencia social", aunque ella se negó a dar un cronograma.
 
Casey elogió a la administración por continuar con el fondo de emergencia, que se inició con $ 5 mil millones procedentes del dinero de estímulo del año pasado y que expira en septiembre. El fondo hace tres cosas: subvenciona puestos de trabajo, da asistencia adicional a los estados que han incrementado su número de casos y proporciona beneficios de emergencia para gastos tales como facturas de servicios públicos. Los partidarios del fondo de emergencia están tratando de insertarlo en el proyecto de ley que está en trámite en la Cámara, con el temor a que los empleos subvencionados se reducirán en los próximos meses si el fondo se abandona.
 
El presupuesto de la administración también pide un nuevo Fondo de Innovación de Paternidad, Matrimonio y Familia, por $500 millones, que transforma una iniciativa de promoción de matrimonios de la era Bush en un campo de pruebas para programas que ayudarían a los padres en el programa de asistencia social a construir carreras más sostenibles.
 
"Es significativo e importante", dijo Casey acerca del dinero adicional. "Lo veo como un pago inicial de lo que hay que hacer."
 

Eliminación de los topes en educación y entrenamiento

La representante de Wisconsin Gwen Moore, demócrata y una ex receptora de la asistencia social, secundó el aval de Casey al fondo de emergencia. Pero durante su testimonio ante el subcomité, agregó que el Congreso debería eliminar los topes en educación y entrenamiento, que se limitan a un año. Señaló investigaciones que muestran que las cabezas de los hogares que carecen de un título universitario tienen 13 veces más probabilidades de ser pobres que sus pares más educados.
 
Miembros del Congreso que abogan por un sistema mejorado de asistencia social, como el Presidente del Subcomité Jim McDermott, no descartaron cambios estructurales para el TANF este año, aunque su personal se negó a dar precisiones.
 
Los partidarios de revisar el TANF señalaron un documento escrito por Elizabeth Lower-Basch del Centro de Derecho y Política Social, una organización sin ánimo de lucro contra la pobreza, con sede en Washington, DC, como su agenda.
 
Lower-Basch recomienda permitir a los beneficiarios de asistencia social integrar más educación y entrenamiento al trabajo requerido, sustituyendo un sistema de incentivos federales a los estados para reducir el número de casos, por uno que recompensa a los estados por ayudar a las familias salir de la pobreza y el cambio de los requisitos del programa para que más familias pobres puedan calificar al TANF y recibir mayores beneficios.
 
Melissa Boteach, una investigadora de la pobreza del Center for American Progress (Centro para el Progreso Norteamericano) con sede en Washington, está trabajando con el comité del Congreso a cargo de la modificación de TANF.
 
Ella dijo que "no es fuerte" la probabilidad que el Congreso se ocupe de las principales deficiencias estructurales este año. Pero tiene la esperanza que el fondo de emergencia y el nuevo fondo de innovación centrado en la formación de carreras fortalezcan el programa general de TANF este año, al tiempo que sienten las bases para una reforma más integral el próximo año.
 
Julia Marsh es una corresponsal residente en Washington, D.C. Además de colaborar con Women's eNews, realiza cobertura de asuntos internos y externos para un diario japonés.