Drupal.behaviors.print = function(context) {window.print();window.close();}>

Part: 2

El programa Prenatal de Nebraska Agita la Inmigración

Wednesday, March 10, 2010

Nebraska votó este mes un proyecto de ley para proporcionar atención prenatal a todas las embarazadas, de bajos ingresos, independientemente de la condición inmigratoria. El gobernador expresa que esto puede presentar veto, dado que los impuestos, deberían ser utilizados en programas financiados que sólo beneficien a ciudadanos.

Subhead: 
Nebraska votó este mes un proyecto de ley para proporcionar atención prenatal a todas las embarazadas, de bajos ingresos, independientemente de la condición inmigratoria. El gobernador expresa que esto puede presentar veto, dado que los impuestos, deberían ser utilizados en programas financiados que sólo beneficien a ciudadanos.
Bookmark and Share

Dave Heineman(WOMENSENEWS)--¿Un Estado, estará obligado a facilitar la atención prenatal para aquellas mujeres cuya condición inmigratoria sea la de un indocumentado?

Un proyecto de ley en Nebraska, propone unirse a los 14 estados y al Distrito de Columbia en lo pertinente a la atención prenatal para todas las embarazadas de bajos ingresos, independientemente de su condición de inmigrantes en el programa de seguro de salud para los niños-CHIP.

La senadora republicana Kathy Campbell, una defensora de larga data para mujeres y niños, dice que el proyecto es "moralmente correcto, porque todos los niños merecen nacer sanos". El gobernador republicano Dave Heineman, se opone a ella, diciendo que los beneficios financiados por los contribuyentes no deben llegar a las personas que no poseen ciudadanía legal.

El proyecto de ley también está amparado por todas aquellas organizaciones que abarcan el espectro de opiniones sobre los derechos del feto y la madre.

Desde Nebraska. Derecho a la Vida, sostiene que la atención prenatal proporciona mayores probabilidades de que una mujer opte por tener a su hijo, evitando la decisión de buscar como solución un aborto.

La organización dijo, que consideraría los votos de estos legisladores en la toma de decisiones de su campaña.

Heineman dijo a los obispos del estado el 4 de marzo que, aunque respetaba la opinión de que negar la cobertura podría llevar a algunas mujeres a buscar el aborto, no apoyará el proyecto de ley. Los católicos representan un tercio de los votantes en el estado.

El proyecto también está respaldado por organizaciones como Voces de la Infancia en Nebraska, que defiende a las mujeres embarazadas y los niños, la Asociación Médica de Nebraska y cada organización médica en el estado, muchos de los cuales apoyan el derecho de la mujer a elegir.

Sin embargo, muchas personas hablaron en contra del proyecto de ley en una audiencia de la Salud y Servicios Humanos, el Comité 25 de febrero, instó al legislador a crear un ambiente que obligue a las mujeres embarazadas a regresar a su país de origen al negarles atención prenatal, trabajo y vivienda.

"No hay opción"'

"Las mujeres inmigrantes no tienen opciones", dijo Jennifer Carter, directora del programa de salud de Nebraska Appleseed, una organización sin fines de lucro que apoya el proyecto de ley de Lincoln. "Aunque la mayoría de los inmigrantes trabajan, carecen de un seguro de salud porque sus empleadores no se los proporcionan o porque sus ingresos son insuficientes para permitirse el lujo de comprar pólizas individuales."

La decisión, a finales de este mes, necesitará de 30 a 49 votos para superar el veto de Heineman.

En una reciente entrevista con Women's eNews, Campbell dijo que la ley tiene un sentido económico, porque los niños de madres indocumentadas que se convertirán en ciudadanos por su nacimiento, serán elegibles para los programas estatales de salud.

"Es más económico para el Estado pagar una pequeña suma con destino a la atención prenatal que enfrentar cuentas costosas, como en el caso de niños prematuros con complicaciones graves que podrían haberse evitado. agregó Campbell, un defensor de niños por más de 30 años.

Steven A. Camarota, director de investigación del Centro de Estudios de Inmigración, con sede en Washington, agregó que la cobertura prenatal de las mujeres indocumentadas es un asunto de interés nacional.

"Cerca de 370.000 niños; 1 de cada 10 niños nacidos en los Estados Unidos cada año, es el hijo de un extranjero ilegal".

Camarota añadió que el gobierno federal no tiene una política de inmigración coherente. A lo que agregó:"para que los estados se queden en la posición poco envidiable de tener que decidir si deben gastar los fondos en la atención prenatal para los futuros ciudadanos del Estado, la atención médica para los residentes legales, o en las carreteras u otros programas".

Política Federal Impactó el Cambio de Estado

Por más de 20 años, Nebraska prestó atención prenatal en virtud de su programa de Medicaid para todas las mujeres embarazadas de bajos ingresos, independientemente de su estatus de ciudadanía. En noviembre, el gobierno federal notificó al Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nebraska que la política federal de Medicaid no permite la cobertura de un "niño por nacer".

Los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid también asesoraron a funcionarios de Nebraska para que el Estado pueda seguir prestando la atención prenatal a mujeres embarazadas que no califican, cubriendo esos niños por nacer en el programa CHIP.

El 1 de marzo, Nebraska terminó con los beneficios de Medicaid para 1.540 mujeres, aproximadamente el 25 % embarazadas, elegibles en virtud de las viejas reglas. Setecientos eran ciudadanos e inmigrantes legales y los otros 840 inmigrantes indocumentados.

Las mujeres embarazadas que tienen condición de indocumentadas ya están sintiendo el impacto de la pérdida de Medicaid. dijo la Dr. Kristine McVea, directora médica de One World Community Health Center en Omaha.

"En enero, el Estado notificó que las mujeres embarazadas que recién habían aplicado para Medicaid, no tendrían derecho a beneficios", dijo McVea. "Muchas de estas mujeres se han quedado sin atención por la falta de servicios gratuitos o de bajo costo. Otros han recibido atención básica en los centros de salud de nuestra comunidad."

Sin embargo, McVea dijo que su institución no tiene el ultrasonido y otros equipos necesarios para tratar a las mujeres que desarrollan complicaciones durante el embarazo y presentan riesgo de nacimientos prematuros.

Un estudio del Instituto de Medicina encontró que cada dólar gastado en atención prenatal para mujeres con alto riesgo de dar a luz un bebé de bajo peso al nacer, ahorra 3,38 dólares en los gastos de atención médica. Los días de hospitalización para nacimientos prematuros corresponden a un promedio de 13 días, a un costo aproximado de $15.100 dólares, en comparación con 2 días promedio y $600 para un parto normal.

Campbell dice que cambiar la cobertura de atención prenatal, de Medicaid a CHIP le ahorrará dinero a Nebraska.

"Prestar atención prenatal a las mujeres en condición de indocumentados en el marco del programa CHIP de Nebraska ahorraría aproximadamente $ 4 millones al año debido a que el reembolso obtenido por el programa CHIP es superior a Medicaid", agregó.

Sharon Johnson es una escritora independiente en la ciudad de Nueva York.