Diáspora Dinámica: Mujeres y Inmigración

Part: 9

Inmigrantes Maltratadas en Arizona encuentran pocos refugios

Monday, December 14, 2009

Un refugio en Arizona ofrece un raro, bilingüe y culturalmente sensible refugio para las maltratadas mujeres latinas inmigrantes. Ahora, rechaza a las mujeres debido a la gran demanda.

Bookmark and Share

 

Milagros, una sobreviviente de la Violencia DomésticaPHOENIX (WOMENSENEWS)--De Colores se esconde silenciosamente en una poblada calle de Phoenix. El refugio se ve como cualquier otra casa en el barrio latino. En el interior, una pequeña cocina da a un patio, donde corretean los niños. Algunas familias tienen hasta tres dormitorios. Es un lugar acogedor para las mujeres que llegan a menudo, como Milagros, con sólo una maleta.
 
"Me siento en paz aquí, no quiero irme", dijo Milagros, un nombre ficticio que ella pidió usar para proteger a su familia. Ella habló de uno de sus lugares favoritos en el patio, donde los cubos de colores proporcionan una zona para sentarse. "Valoro la ayuda que recibo aquí, de estas personas que ni siquiera me conocen. Recibí de ellos la ayuda no podía tener de mi familia. Aquí crecí y volví a nacer".
 
Milagros es una de las afortunadas. El refugio no puede satisfacer la demanda actual. Los consejeros bilingües y bi-culturales son difíciles de encontrar, y es aún más difícil cuando los fondos estatales para servicios de violencia doméstica se han reducido. Por otra parte, las operaciones de refugios no son elegibles para el financiamiento federal especial.
 
Una inmigrante indocumentada, Milagros recuerda la decisión que tomó hace tres años y que la llevó aquí. Su marido la estaba arrastrando por unas escaleras y la parte de atrás de su cabeza golpeaba en los escalones.
 
Cosas similares habían ocurrido durante más de una década de abuso conyugal. Ella, con sus 41 años de edad, no lo había denunciado a la policía porque temía que si iba a las autoridades, su marido, también un inmigrante indocumentado, podría tomar represalias.
 
Pero al momento que su cabeza golpeaba los escalones, con su hija de 3 años como testigo, ella supo que tenía que hacer algo para evitar que sus hijas quedaran traumadas.
 

Miedo a la Separación

 
"No temía que me deportaran si lo denunciaba", dijo Milagros. "Yo temía ser separada de mis hijas". Muchas mujeres indocumentadas, de hecho, han sido deportadas y obligadas a dejar a sus hijos que nacieron en los Estados Unidos bajo la custodia del gobierno.
 
Por tres años luego que ella dejara a su marido, Milagros fue casi una vagabunda, saltando de un lugar a otro con sus dos hijas, hasta que encontró De Colores. El refugio de violencia doméstica con sede en Phoenix se especializa en ayudar a las indocumentadas mujeres migrantes hispanoparlantes y ofrece asesoramiento sobre cómo buscar la residencia legal en los Estados Unidos.
 
"Si hubiera tenido la información antes, lo habría dejado que tiempo", dijo Milagros.
 
De Colores, el único refugio bilingüe y bicultural para las mujeres inmigrantes maltratadas y sus hijos en el Condado de Maricopa, se inició en 1986. Alrededor del 60 por ciento de sus residentes son inmigrantes mexicanas, como Milagros. En general, el 95 por ciento son latinas.
 
Desde el pasado año fiscal, la demanda de asesoramiento jurídico y otros servicios se ha duplicado en De Colores, que también tiene la mayor tasa de ocupación - 98 por ciento - de todos los albergues del estado. Durante el año fiscal 2008-2009, De Colores recibió 2.147 llamadas de solicitud de refugio, ayuda legal y otros tipos de servicios relacionados con la violencia doméstica. De Colores también ofrece estos servicios a mujeres que no están en el refugio.
 
Pero el refugio tiene sólo 58 camas de emergencia. Este año, el refugio tuvo que referir 1.096 mujeres que huían de los abusadores a otros refugios.
 
Maribel Castro, supervisora clínica del refugio, dice que eso equivale a una escasez crítica en un estado donde 500.000 inmigrantes indocumentados se concentran en el área metropolitana de Phoenix. "Estamos siempre llenos. Cuando las mujeres nos llaman tenemos que negar los servicios por falta de espacio", dijo.
 
De Colores es único en el Condado de Maricopa, ya que proporciona servicios bilingües y biculturales. Otros refugios tienen problemas para encontrar un número suficiente de trabajadores sociales hispanohablantes que sean culturalmente sensibles a las necesidades de las mujeres migrantes.
 

Reflejando un Problema Nacional

 
La escasez de servicios de violencia doméstica que se ajusten específicamente a hispanohablantes e inmigrantes en Arizona, refleja un problema nacional.
 
La Línea Telefónica Nacional de Violencia Doméstica lista 1.715 refugios que atienden a víctimas de la violencia doméstica, pero sólo 172 - o casi el 10 por ciento - auto-reportan que incluyen programas bilingües en Inglés y Español. Eso va a la zaga del general 12 por ciento de hispano hablantes calculado por la Encuesta de Comunidades Americanas 2006.
 
Además, no todos los refugios que ofrecen servicios bilingües tienen un enfoque específico sobre las mujeres inmigrantes monolingües como el que se ofrece en De Colores.
 
"Hay muy pocos lugares que tengan un enfoque integral más allá de los intérpretes. No es sólo traducir todos los materiales", dijo Leni Marín, vicepresidenta del Fondo para la Prevención de la Violencia Familiar, una organización nacional con sede en San Francisco, que trabaja contra la violencia.
 
Allie Bones, directora ejecutiva de la Coalición de Arizona Contra la Violencia Doméstica, con sede en Phoenix, dijo que varios organismos se reunieron recientemente para una lluvia de ideas con posibles soluciones a la escasez de personal de habla hispana. Su organización presiona por financiación contra la violencia doméstica en la legislatura estatal. Una alternativa para los refugios es compartir recursos mediante el uso de un hablante bilingüe a pedido según se le requiera. La coalición estatal también está explorando maneras de pagar por servicios de traducción por teléfono.
 
La financiación también se corta durante la recesión.
 
En el 2009, la legislatura de Arizona - que se enfrenta a un déficit histórico en curso d 2 mil millones dólares - recortó la financiación para la violencia doméstica en un 18 por ciento, hasta $14 millones. El presupuesto de funcionamiento de De Colores es de $1 millón y el 65 por ciento proviene del estado.
 
"Si no podemos sustituir el financiamiento, tendremos que eliminar algunos de los servicios", dijo Dottie O'Connell, directora de servicios residenciales a Chicanos por la Causa, la Organización local sin fines de lucro que administra De Colores. "Las mujeres recibirán la cama y la comida, pero luego sus hijos no recibirán los servicios esenciales que les protegen."
 

La Lucha de Otros Refugios en el Estado

 
Otros refugios en el estado están siendo forzados a reducir el personal y despedir personal involucrado en dar algunos de los servicios culturalmente sensibles, dijo Bones. "Hemos escuchado que los refugios están luchando para brindar defensores bilingües y luchando para aceptar mujeres monolingües," dijo ella.
 
Los refugios de Arizona ya han recibido 586.300 dólares adicionales en fondos federales bajo la Ley de Recuperación, que está diseñada para ayudar a los Estados que luchan por equilibrar su presupuesto durante la recesión. De Colores no recibió una parte de dicha financiación.
 
El dinero federal - si bien es bienvenido - no puede ir a los gastos de funcionamiento del refugio que son vitales para mantenerlo operativo, dijo Elizabeth Ditlevson, directora de servicios de violencia doméstica de la Coalición de Arizona Contra la Violencia Doméstica. En cambio, las organizaciones pueden utilizar el dinero sólo para servicios de legales y de defensa basados en la comunidad. Los fondos federales no son un sustituto a las reducciones de los fondos estatales, subrayó.
 
La violencia doméstica afecta a todos los segmentos de la población, y no es más frecuente entre las mujeres migrantes, varios estudios lo han demostrado.
 
Pero las mujeres maltratadas, inmigrantes y refugiadas, son asesinadas a tasas más altas que sus contrapartes. Una reciente revisión de la literatura nacional sobre el tema del Fondo para la Prevención de la Violencia Familiar encontró que mientras que la violencia no fatal de la pareja íntima puede ser menor para la mujer latina, están en un riesgo más elevado de homicidios que las personas nacidas en los EU. El informe sugiere que esta elevada tasa puede arrojar luz sobre la inadecuada respuesta de las instituciones a esta población.
 
Esto podría ser debido a que las latinas enfrentan numerosos desafíos en su búsqueda de ayuda, incluida la limitada destreza lingüística, el aislamiento social, el estatus de inmigración y la falta de conocimiento del sistema jurídico.
 
Incluso cuando las mujeres inmigrantes maltratadas encuentran un refugio seguro, a menudo están afectadas por el temor de la deportación, dijo Marisela Flores, directora ejecutiva de De Colores. "Ahora mismo hay un marcado temor de las mujeres inmigrantes indocumentadas".
 

La represión genera desconfianza

 
En Arizona, la represión de la inmigración ilegal por políticos como el alguacil del condado de Maricopa Joe Arpaio ha creado un clima de temor entre las víctimas inmigrantes indocumentadas.
 
Durante los últimos dos años, los ayudantes de Arpaio han llevado a cabo "patrullas de represión del delito" en los barrios y redadas en los lugares de trabajo de las empresas para detectar inmigrantes indocumentados. Las redadas han creado desconfianza entre las comunidades de inmigrantes a la hora de denunciar delitos.
 
En contraste, la semana pasada el gobierno de Obama ha recomendado el asilo político para una mujer de Guatemala que huye de abusos terribles por parte de su marido, la señal más fuerte de que la administración está abierta a una variedad de solicitudes de asilo de mujeres extranjeras que se enfrentan el abuso doméstico. El caso que llevó a Rody Alvarado Peña a una batalla legal de 14 años terminará con su asilo, y también se espera que influya positivamente en otros reclamos relacionados con el abuso de inmigrantes.
 
La Ley federal de la Violencia contra la Mujer incluye visados especiales para inmigrantes maltratadas e indocumentados casadas con ciudadanos de EE.UU. o residentes permanentes legales. El visado igualmente proporciona a su titular el derecho a solicitar la residencia legal por su cuenta. Un tipo de visa, llamada Visa U, ofrece asi mismo protección a las víctimas en los casos en que el esposo abusivo sea también un inmigrante indocumentado.
 
Sin embargo, las mujeres migrantes no siempre lo creen.
 
"Tengo miedo que me envíen una orden de deportación si pido ayuda o lleno papeles para una visa", dijo la inmigrante indocumentada Laura González, de 36 años, quien fue víctima de abuso físico por su esposo, un inmigrante indocumentado, por más de una década.
 
Después de amenazar de muerte a González, su esposo se suicidó frente a sus hijos hace tres años. Ella nunca ha buscado ayuda, le dijo a Women's eNews. Ella es demasiado temerosa.
 
Valeria Fernández es una periodista independiente en Phoenix, Arizona.

 

 
0 COMMENTS | Login or Sign Up to post comments

RELATED STORIES

NO STORIES

Women's enews events

DIáSPORA DINáMICA: MUJERES Y INMIGRACIóN SERIES

Part: 12

Visas Fuera del Infierno: Las Mujeres Necesitan Saber que Existen

Part: 11

Caridad Local Evalúa Deportación de Madres en Iowa

Part: 10

El programa Prenatal de Nebraska Agita la Inmigración

Part: 9

Menos Cuidado para las Mujeres Indocumentadas con Cáncer de Mama

Part: 8

Empaquetadoras de Carne Arrestadas en Iowa Viven en un Limbo Legal

Part: 7

La Dominación de ESL Ligada a la exigencia en el Trabajo

Part: 6

Vendedor ambulannte, otra celebración en las sombras

Part: 5

Inmigrantes Maltratadas en Arizona encuentran pocos refugios

Part: 4

Recesión Reduce la Red de Seguridad para Mujeres Inmigrantes

Part: 3

Inmigrantes Sobrevivientes de Abuso Buscan la Libertad

Part: 2

Destinatarios de las Visas U buscan una mejor aplicación

Part: 1

Aceleración de Visas U para inmigrantes que huyen del abuso